¿Cuál es la función del concentrador de oxígeno?

Un concentrador de oxígeno es un dispositivo que tiene una función clave para personas con diferentes enfermedades. Pero, ¿cuál es la función?

A través de un compresor eléctrico, este dispositivo absorbe aire del ambiente, separa el oxígeno de otros gases y se lo suministra al paciente en altas concentraciones. 

El gas desechado por el concentrador de oxígeno vuelve al aire sin causar daño y comienza el proceso nuevamente. Mientras tanto, el paciente recibe el oxígeno a través de una cánula nasal o mascarilla. 

Así, las personas que tienen dificultades para respirar pueden mejorar su respiración tan solo pulsando un botón, todo el tiempo que quieran durante todo el día. 

¿Quiénes necesitan un concentrador de oxígeno?

El concentrador de oxígeno, generador de oxígeno u oxígeno portátil es fundamental para personas que no pueden respirar como deberían. Por ejemplo, personas con diferentes enfermedades o trastornos como: 

  • Trastornos en los pulmones. 
  • Problemas en el corazón. 
  • Trastornos en el corazón y en los pulmones. 

Por lo general, muchos de estos pacientes requieren de una terapia de oxígeno suplementaria. Con ella, pueden aumentar mejorar su respiración por sus propios medios. 

Este tipo de terapia corrige los niveles de oxígeno en la sangre, pero también elimina algunos síntomas asociados. Estos síntomas pueden ser dolor de cabeza, somnolencia, confusión, fatiga o aumento de irritabilidad. 

Un mito común es que generan adicción. Sin embargo, esto no siempre es así. Por el contrario, lo que hace es elevar significativamente la calidad de vida de quien lo usa, ya que le permite llevar una vida normal fuera de un centro de salud.

Beneficios del concentrador de oxígeno

Además de elevar la calidad de vida de quienes lo utilizan, es un dispositivo muy cómodo y fácil de usar. Una de las razones es que no necesita ser recargado porque puede extraer y concentrar el oxígeno naturalmente. En este sentido, nunca se quedará sin oxígeno mientras tenga aire disponible y una batería u otro suministro de energía que le permita funcionar. 

Otro de los beneficios más destacables es que los generadores de oxígeno funcionan como máquinas portátiles. Por lo tanto, los pacientes podrán acceder a sus tratamientos incluso en sus hogares, sin la necesidad de concurrir a un centro de salud. 

También te puede interesar: bipap o cpap, ¿cuál utilizar?

¿Qué es mejor un concentrador de oxígeno o un tanque de oxígeno?

bipap y cpap

La diferencia entre ambos es que los tanques de oxígeno que utilizan los paramédicos en las ambulancias y en los centros de salud, son dispositivos que tienen una determinada cantidad de oxígeno comprimido. Es decir, son contenedores de oxígeno recargables.

Los tanques de oxigeno se utilizan para realizar terapias respiratorias, reanimar pacientes o en unidades de cuidados intensivos. También suelen utilizarse para colocar anestesia, entre otros usos. Sin embargo, si no están recargados, no funcionarán en el paciente. 

Por otro lado, la diferencia con el concentrador de oxígeno es que funcionan de otra manera. Este último es un artefacto que toma el aire del ambiente, lo filtra y luego lo comprime. En este sentido, el suministro de aire nunca se agota, excepto que no esté conectado a una red de energía o no tenga batería. 

Concentrador de oxígeno: precio


El precio general de los concentradores de oxígeno dependerá del tipo de máquina, de sus funciones, de la marca, y del país en donde se adquiera. Los más básicos tienen un precio de desde $500 dólares y los más complejos pueden llegar a costar $3.000. A estos precios, por lo general se le suele sumar el precio de envío. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.